¿Por qué protestar?

En la República Dominicana hay muchas razones para protestar

Compartimos con ustedes el artículo escrito por . Fue publicado en el portal Elmunicipio.com.do

La República Dominicana ha mostrado en los últimos años uno de los mayores niveles de crecimiento económico en toda la región de América Latina y el Caribe, según informes de la CEPAL. Aunque el crecimiento no ha sido sistemático y constante, su impacto de beneficio en la población es bajo. Su visibilidad resulta más notoria en el rompimiento de record por despilfarro de recursos y costos de servicios. Mientras unos se sirven, otros y otras lavan los platos y recogen los rotos. Para muestra algunos ejemplos.

De acuerdo al Foro Económico Mundial, el país tiene más diplomáticos en Estados Unidos que Brasil y los siete países de Centroamérica juntos. Según éste, ocupamos en despilfarro de recursos el último lugar de una lista de 142,  el 140 en peor educación y 141 de favoritismo en las decisiones gubernamentales.

Según la revista “The Economist” el pago a la dirección del Banco Central cuesta 32% más que al encargado de la Reserva Federal de Estados Unidos. El superintendente de Bancos supera en cientos de pesos (un millón 588 mil) su salario mensual al de Barack Obama (un millón 335 mil 760). El salario de ese titular dominicano es 11,800%  mayor que el de  un obrero que gane el mínimo, de acuerdo a un estudio realizado por Participación Ciudadana.

El mismo estudio de esta organización señala que la mayoría de los titulares de los ministerios, direcciones, institutos y superintendencias ganan varias veces el sueldo del  Presidente de la República, además, hay funcionarios que ganan cuatro y ocho veces  el salario de otro de su misma categoría.

El presupuesto del Congreso Nacional exhibe un bochornoso lujo al cuarto país de la región de América Latina con más hambre, precedido por Haití, Guatemala y Bolivia, y seguido por Ecuador y el Salvador, según datos del Índice Global de Hambre. Mientras en el 2004 cada congresista costó al país 8.2 millones de pesos, en 2011 subió a 23.8 (Centro de Estrategias Económicas Sostenibles).

Dominicanas y dominicanos pagan mucho más por un galón de gasolina que las personas habitantes de países ricos y de niveles medios de desarrollo  (Banco Mundial).

El país tiene el costo de conexión a Internet más alto en el mundo. La tarifa de conexión local de un megabit por segundo promedia unos 60 dólares, de paso agregaría con muy mala calidad en la velocidad, en comparación con el promedio de América Latina que es de 19 dólares (Asociación de Usuarios y Usuarias de Tecnología de Información y Comunicación).

Mostramos las mayores tasas de mortalidad materna, embarazos en adolescentes en la región latinoamericana y de feminicidios en la subregión centroamericana.

Los recursos naturales del país son empeñados a empresas extranjeras por precios irrisorios, como el de dos dólares por cada cien de beneficios, a cambio de reconocimiento en el plano internacional de quienes acá les dan la bienvenida.

Las protestas son mecanismos de catarsis colectivas, expresiones sintomáticas de cómo nos sentimos como ciudadanía,  con el peso del poder y el abuso impuesto, pero también de la fuerza para impulsar la exigencia y establecimiento de respeto, de eliminación de las inequidades e injusticias y ejercicio del derecho a la libertad de expresión.

Las calles y esquinas estuvieron mudas y dormidas por mucho tiempo, sobran motivos para despertarlas y romper los records al silencio mantenido.

29 noviembre 2012 |

Los comentarios están cerrados.