Boletines regionales educativos: un insumo para la veeduría social de la ciudadanía

Hay un boletín por cada regional educativa

Revisa el boletín educativo correspondiente a tu región en este enlace 

Los boletines regionales nos presentan una serie de indicadores sobre el estado de la educación en cada una de las 18 regiones educativas que componen el Sistema Educativo Dominicano, indicadores que, a pesar de mostrar diferencias en los resultados entre cada una de las regiones, nos presentan un panorama general poco alentador, y al mismo tiempo nos plantean retos importantes con miras a lograr una educación digna y de calidad.

Estos resultados ponen en evidencia algunas de las deficiencias que actualmente presenta el sistema educativo, reflejadas especialmente en los bajos niveles de aprendizaje de los/as estudiantes. Por ejemplo, vemos como a nivel internacional República Dominicana se ubica como el primer país de América Latina con el porcentaje de estudiantes que menos aprenden de todo el continente; y a nivel nacional el promedio de las calificaciones de las pruebas nacionales en el año 2010 no alcanzó la nota mínima para superar estas pruebas.

Además de los niveles de aprendizaje, en los boletines se pueden encontrar las tasas de matriculación en los diferentes niveles educativos. Por ejemplo, en la Región de Baoruco es alarmante ver que en Media solo el 30% de los/as jóvenes que deberían estar cursando este nivel está inscrito, siendo en el caso de los hombres solamente el 25%.

Otro dato importante que nos proporcionan los boletines se refiere a las tasas de repitencia. Por ejemplo, en la regional de Monte Plata, el 12% del alumnado de Básica y el 5% de los/as alumnos/as de Media repitieron en el curso 2009-2010. El porcentaje de estudiantes que repite en Media es inferior con respecto a Básica, y esto es porque en Media la tasa de deserción es más alta, es decir, en media una parte de quienes deberían repetir abandonan.

En esta misma regional, entre el 2009 y el 2010, debido a la repitencia, la deserción o la tardía incorporación a los estudios, el 24% del estudiantado de Media y el 18% de Básica tenían más edad de la que corresponde al curso al que asisten.

Los datos que se presentan son útiles para la veeduría social

En los boletines se señala que la tasa de sobre-edad es alta en todas las regionales y llama la atención a la necesidad de políticas integrales que aborden este problema, acompañado de programas especiales para las zonas rurales (ambos sexos), estudiantes del sector público (ambos sexos) y los hombres.

Además de señalar los problemas en la calidad, en la cobertura y en la eficiencia del sistema educativo, se reflexiona sobre algunos elementos básicos para hacer un mejor trabajo en el sistema educativo. Entre estos se incluyen las aulas, la necesidad de docentes bien formados/as y con experiencia y las horas de clase.

Estas y otras conclusiones que arroja el informe sustentan nuestras demandas por una educación de calidad, demandas que van más allá de la justa inversión en educación, y que involucra también mayor calidad en los contenidos educativos del currículum escolar, políticas públicas que mejoren las condiciones de vida de la población y generen fuentes de trabajo digno en las zonas más empobrecidas del país, permitiendo a las familias sustentar sus necesidades básicas y así evitar que los/as estudiantes abandonen sus estudios por la necesidad de producir ingresos.

Esta información nos sirve de apoyo para demandar que la inversión en la educación se distribuya de manera que permita minimizar estas deficiencias, que hagamos un debido seguimiento al presupuesto, que solicitemos la información necesaria y que seamos vigilantes y parte responsable de los cambios necesarios para transformar la realidad educativa del país.

21 febrero 2013 |

Los comentarios están cerrados.